domingo, 5 de octubre de 2014

Inseguridad

La verdad es que me da miedo, me intimida. Sentir cosas por alguien, me provoca eso. Es feo darte cuenta de lo insegura que sos. De lo que mostrás. Obviamente, mi cara es pasiva, no demuestra nada. Me pongo la careta, y nadie se da cuenta. Pero por dentro... muero. Quisiera decirle todo lo que me pasa por la cabeza, pero sé que puede asustarse. Que se puede dar cuenta del poder que rige su palabra sobre mi. Y de repente me doy cuenta de que sí, soy insegura. Y tengo miedo, de que se olviden de mi, de que me dejen. De que no haya significado nada para otros, lo que fueron para mi. Me vuelve loca pensar todos los escenarios posibles. Están en mis sueños y mis pesadillas. Están en todo lo que hago. Y pienso... y pienso... y pienso... Y no, no puedo parar. Lo intenté, pero el rulo siempre vuelve. Me ilusiono y me desilusiono con la facilidad de una nena. Soy una mujer, no debería.
Pero es que soy así, impulsiva. Quiero con pasión, y con la misma fuerza me deshago. Me trato de poner barreras que no se sostienen. Y quien logra pasarlas, tiene todo el poder para hacerme feliz, o herirme de la manera más profunda. Y por eso me hago la dura, por eso trato de mantener a todos a un brazo de distancia. Porque para mi, enamorarme es sinónimo de dolor. Porque siempre estoy esperando que caiga la ficha. Que se den cuenta de que en realidad, no soy ni tan segura, ni tan inteligente, ni tan "copada" como parezco. Me muestro impasible ante todo, cuando por dentro me puedo estar desgarrando. Y no sé como cambiar. Y no sé si quiero. Me protejo, ante todo. Porque sufrir, es algo que no me puedo permitir. No me puedo demostrar dolida. No me deja mi orgullo. No me lo permito.
Y así escondo a la nena insegura que habita en mi, así me muestro tan confiada. Y en realidad, sigo siendo esa pequeña que sólo desea alguien que la quiera de verdad. Y no hablo de un príncipe azul. No busco alguien perfecto. Pero tan difícil es encontrar algo así... y a veces es tan fácil perderlo...
Y al final, es todo como un castillo de arena. Se lo lleva todo el mar. Y yo quedo acá, tan lejos. Herida, dolida, como quieran decirle... Y con la sola intención de reconstruir la coraza, y el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada